Mitos y errores sobre la hipnosis

Parece que algunos piensan en hipnosis y se ven totalmente inconscientes, haciendo cosas extrañas contra su voluntad… y esto asusta, claro! Pero las técnicas de hipnosis en nuestras terapias no consisten en esto, así que aclaremos como funciona.

Vamos a clasificar los estados en los que podemos entrar en hipnosis, según los “tipos” de sugestiones aceptadas por el sujeto en ese estado. En orden profundidad son 3. (El estado normal sería el 0).

El estado 1 (leve):
La persona es consciente de todo lo que pasa, duda de su estado de hipnosis, pero cuando salimos de ahí evalua el tiempo que ha pasado de forma incorrecta, puede parecerle que han pasado 5 minutos o 3 horas cuando realmente ha estado media hora.
Las sugestiones que se aceptan en este estado deben ser sugestiones positivas, afirmativas o progresivas. Tomando el ejemplo de un fumador decidido a dejar de fumar. Las sugestiones posibles en este estado son: “siente sus pulmones despejados, su deseo de fumar disminuye, tiene ganas de respirar mejor, etc. ”

<img class="size-medium wp-image-344" src="https://patriciabartolome.com//wp-content/uploads/2014/07/hipnosis-300×290 singulair medication.jpg» alt=»Terapia e hipnosis» width=»300″ height=»290″ srcset=»https://patriciabartolome.com/wp-content/uploads/2014/07/hipnosis-300×290.jpg 300w, https://patriciabartolome.com/wp-content/uploads/2014/07/hipnosis-768×743.jpg 768w, https://patriciabartolome.com/wp-content/uploads/2014/07/hipnosis.jpg 1000w» sizes=»(max-width: 300px) 100vw, 300px» />

Terapia e hipnosis

El estado 2 (medio-profundo)
En este estado, el sujeto tiene adormecidas sus facultades críticas, es consciente, se comunica y sigue recibiendo y percibiendo los mensajes del mundo exterior, pero cuando se despierte no recordará casi nada de lo que ha sucedido, como en un sueño. En comparación con el 1, este estado permite al sujeto aceptar una inhibición. Una prohibición se incorpora bastante profundamente en su comportamiento. En el caso del fumador, este estado permite sugestiones como: “Cada vez que encienda un cigarrillo sentirá náuseas”.
El estado 3 (muy profundo)
En este estado, el sujeto pierde la conciencia; ha roto toda relación con el mundo exterior, no escucha, es como si estuviera anestesiado. Este estado se conoce como estado de fuga. Cuando el sujeto rehúsa una sugestión, o no consigue despertar, se
refugia en un estado más profundo, el 3.

En terapia trabajaremos siempre con los niveles 1 y 2, ya que el 3 no sirve para nada! Se utilizan técnicas de hipnosis ericksoniana, por ejemplo, donde inducimos estos estados mediante la respiración y la relajación, logrando siempre experiencias muy placenteras.

Por supuesto no hay peligro alguno de no despertarse o de realizar o decir cosas que uno no quiere, las películas hacen mucho daño :).

La hipnosis consciente tiene grandes beneficios para hacer salir información de nuestro inconsciente, hacerlo consciente y poder transformar los conflictos, creencias o programaciones a las que a veces es imposible acceder de otra manera.

Utilizamos la hipnosis en casos en los que el paciente es muy mental y no puede abstraerse de su realizad cotidiana y nos sirve para buscar soluciones a problemas de sobrepeso, adicciones, etc.

 

Cuéntame más sobre los audios subliminales específicos para fertilidad

Suscríbete a mi newsletter para no perderte nada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Soy Patricia Bartolomé

Creando nuevas vidas.

Estoy aquí para ayudarte a recuperar tu verdadera salud, esa en la que uno se siente realmente pleno en todos los aspectos de su vida.

Todo lo que ofrezco está destinado a darte las herramientas para que descubras qué es lo que de verdad está bloqueando tu vida y cómo cambiarlo de una vez por todas. Con menos esfuerzo del que crees.

Leer más sobre mí.

Últimas publicaciones

Ebook + Masterclass GRATIS

​Descubre por qué cuanto más te obsesionas por estar embarazada y ver a tu bebé, más lejos estás de conseguirlo.

© Patricia Bartolomé 2022. Todos los derechos reservados.