Me sienta bien el embarazo

Bella mujer embarazada

Hay mujeres a las que la sola idea de imaginarse embarazadas les genera rechazo.

Creen que se pondrán gordas y feas, que perderán musculatura y que su figura sufrirá las secuelas para siempre. Esa visión devastadora puede llegar incluso a bloquear su fertilidad.

Y es que… a veces solo nos cuentan lo negativo, lo que nos genera más miedo, los peligros, el dolor, y todo eso que nos dicen “que ya nunca vuelve a estar igual”. Pues claro que no… ¡Puede estar mucho mejor!

Sin embargo, los procesos que ocurren en el organismo a lo largo de esos nueve meses producen justamente el efecto contrario: no solo embellecen a la mujer, sino que además la rejuvenecen. ¿No es fascinante?

Así, por ejemplo, mejora el aspecto del cutis, que se vuelve más terso; el cabello adquiere un brillo especial, y las uñas se fortalecen. Alteraciones del todo deseables, sin duda.

Sigue leyendo, que te revelaré otras sorpresas del embarazo verdaderamente maravillosas.

El poder reparador

Uno de los beneficios que se ha descubierto en los últimos tiempos suena increíble, y no es para menos. Resulta que la madre recibe células del bebé durante la gestación, que pasan a sus órganos o las almacena en la médula ósea.

Pues bien: estas células fetales tienen una gran capacidad para regenerar y rejuvenecer el cuerpo de la mujer. De hecho, se han encontrado células de feto varón que parecen haber participado en la reparación del corazón de la madre, diagnosticada de una cardiopatía.

Asombroso, ¿a que sí? Tanto, que se investiga la posibilidad de que estas células pluripotentes sean capaces de estimular el sistema inmunológico y detener el desarrollo de tumores cancerosos en gestantes.

¡Superpoderes cerebrales!

Se ha comprobado que la maternidad también repercute positivamente en el funcionamiento cerebral. Fíjate:

  • Se activan las áreas del sistema cognitivo-afectivo y, en cambio, se inhiben las del juicio negativo.
  • Aumenta el poder de concentración y mejoran las habilidades sensoriales. Traer al mundo a un hijo y criarlo es un gran estímulo que implica mantenerse muy alerta.
  • La mente se vuelve más empática, porque se incrementan los niveles de oxitocina (la hormona «responsable del amor») y eso propicia la confianza en las relaciones sociales.

¿Y sabes por qué suceden estos (y otros) cambios? Porque la naturaleza —que además de sabia es madre—, moldea y prepara el cerebro de la embarazada para proteger a su criatura, dentro y fuera del útero.

Larga vida

A la extensa lista de ventajas, hay que añadir las de un reciente estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad Simon Fraser (Burnaby, Canadá), quienes han demostrado que tener hijos ralentiza el envejecimiento. Justo lo contrario de lo que se pensaba hasta el momento.

La razón estriba en que, mientras dura la preñez, el ovario segrega estrógenos en abundante cantidad. Y los estrógenos (hormona sexual femenina) funcionan como un potente antioxidante que protege a las células.

Este hallazgo viene a corroborar los resultados de una investigación similar realizada en Dinamarca, en la que participaron más de veinte mil parejas. Tras observar los datos, se llegó a la conclusión de que la tasa de mortalidad era entre dos y cuatro veces más alta en las personas sin hijos que con hijos.

Como ves, lejos de significar una deformidad, ese vientre voluminoso es sinónimo de belleza y salud, precisamente porque alberga el milagro más hermoso: la vida.

2 comentarios

  1. Al fin….. Al fin un artículo que dice la verdad, tengo 36 años y estoy embarazada y me siento bien, de hecho muy muy bien y me veo muy bien, trabajo, hago ejercicio, mi piel esta en su mejor momento hasta se me ha quitado esas arruguitas que ya tenia, duermo mejor que nunca…. sin embargo debería decir que en un inicio no quería embarazarme por todas y con decir todas me refiero al 99% de mujeres que hablan mal del embarazo, de las náuseas, del cansancio,, de lo gordas que se ven y de lo fatídico que es tener hijos… y de lo abnegadas que son, y de como dejan su vida a un lado por sus hijos, y los hijos son unos pequeños demonios manipuladores y malcriados, creo que todo es cuestion de perspectiva… las mujeres podemos ser lo que nosotras queramos, si eres una quejumbrosa abnegada mujer cuyo único propósito es tener hijos pues creo que te vas a sentir mal no sólo en el embarazo sino el resto de tu vida…sólo es una opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Soy Patricia Bartolomé

Creando nuevas vidas.

Estoy aquí para ayudarte a recuperar tu verdadera salud, esa en la que uno se siente realmente pleno en todos los aspectos de su vida.

Todo lo que ofrezco está destinado a darte las herramientas para que descubras qué es lo que de verdad está bloqueando tu vida y cómo cambiarlo de una vez por todas. Con menos esfuerzo del que crees.

Leer más sobre mí.

Últimas publicaciones

Ebook + Masterclass GRATIS

​Descubre por qué cuanto más te obsesionas por estar embarazada y ver a tu bebé, más lejos estás de conseguirlo.

© Patricia Bartolomé 2021. Todos los derechos reservados.