Tu valor como mujer no lo determina tu fertilidad

valor-mujer

Qué difícil nos lo ponemos la mayoría de las veces.

Somos las más críticas con nosotras mismas (sea en el área que sea), nos ponemos todas las trabas posibles y parece que disfrutamos haciéndonos sentir mal a nosotras mismas.

Y en el caso de la fertilidad y la maternidad, obviamente, no iba a ser una excepción.

Son muchas las mujeres a las que he ayudado en sesiones que llegan con la idea clara de querer quedarse embarazadas de manera natural y lo antes posible… No conciben (nunca mejor dicho) hacerlo de otro modo.

Pero… ¿por qué?

Porque no nos permitimos tener una ayuda (porque no es más que eso) para lograr el deseado sueño de quedarnos embarazadas y ser madres. 

Eliminemos de nuestra cabeza esa creencia de “si no lo consigo de forma natural por mí misma no valgo como mujer” y tendamos la mano a la ayuda (sea del tipo que sea) que tenemos a nuestra disposición para hacerlo realidad.

¿Por qué cerrarnos a las opciones que tenemos a nuestra disposición para ser mamás?

Nuestra forma de actuar, esa manera de ponernos palos en la rueda y boicotearnos a nosotras mismas, no es algo que hagamos a propósito. 

Si actuamos de esa manera concreta es porque hay algo en nosotras que cree eso que nos decimos. Y normalmente, hasta que no pasa un tiempo, no somos conscientes del daño que nos estamos haciendo.

Y ese daño se transmite en muchas ocasiones en cerrarnos en banda a cualquier tipo de ayuda profesional para lograr nuestro objetivo de ser madres.

Pero déjame preguntarte algo…

¿Por qué dar la espalda a la gran variedad de opciones que se nos ofrecen para ayudarnos?

Todas estas opciones son para nuestro bien y, cuantas más tengamos, mucho mejor. Más donde elegir y sentirnos cómodas y a gusto. Se trata de aumentar las posibilidades al máximo!!! 

Hoy en día tenemos herramientas para conocernos mejor físicamente. Antes las mujeres no teníamos la posibilidad de hacernos pruebas en trompas, ovarios, hormonales… y esto es muy bueno porque podemos saber qué nos ocurre en nuestro cuerpo y por qué reacciona de una manera concreta.

Pero también tenemos herramientas para conocernos mucho mejor a nivel mental y emocional, y conocer qué es lo que sentimos y qué nos está bloqueando inconscientemente, tal y como trabajamos en el curso de las Leyes de la Fertilidad.

Estas herramientas van a dar respuesta a la pregunta que nuestra mente subconsciente se hace sobre “por qué no me quedo embarazada”.

Pedir ayuda no significa que el embarazo no sea natural

Hay mujeres que aseguran “no querer nada médico”, no querer ningún tipo de ayuda porque su embarazo debería ser natural.

Con esta actitud, lo único que estamos haciendo es restar posibilidades para encontrar una solución a nuestro problema. 

La medicina, al igual que el ser humano, ha evolucionado (y mucho), así que aprovechémoslo. Si puedo disponer de una ayuda médica, física, biológica y, en un momento dado, decido usarla para lograr mi objetivo… ¿por qué no lo voy a hacer?

Es algo genial y no debemos sentir ninguna vergüenza por ello.

Nos hemos creído que el hecho de tener una ayuda médica, con una FIV, una ovodonación, u otro método para tener un hijo nos hace menos válidas, nos hace inútiles como mujeres. Y eso no es así. En absoluto.

Imagínate que te duele la espalda. Aguantas unos días con dolor, intentas aliviarlo por tu cuenta pero, pasadas unas semanas, el dolor aumenta y decides ir al médico. Y resulta que es una hernia y debes ser operada para solucionarlo.

¿Qué harías?

Te operarías en la mayoría de los casos (de cualquier cosa) sin pensarlo porque sabes que te ayudará a acabar con el problema. Y no se te ocurriría poner en duda tu valía como mujer porque no conseguiste acabar con el dolor por ti misma.

Entonces… ¿por qué lo haces con tu fertilidad?

¿Por qué nos castigamos de esta manera?

“No lo he conseguido por mí misma”.

“Es que no valgo como mujer”.

Es un auto castigo terrible.

Tu fertilidad no determina tu valía como mujer

Siglos atrás, la valía de una mujer estaba directamente relacionada con su capacidad para dar hijos. Durante muchas generaciones, la mujer solo servía para eso.

Se entregaba a un hombre de adolescente y debía satisfacerlo como hombre y darle hijos. Y si no lo hacía, no valía como mujer. Pero de eso han pasado ya muchas décadas.

La mujer, al igual que el hombre que estaba destinado a trabajar en el campo para mantener a la familia, ha evolucionado y su valor ya no está relacionado con la capacidad de concebir y dar a luz.

Estamos en el siglo XXI, pero seguimos con las creencias y costumbres de la Edad Media.

Ya es hora de que actualicemos esa parte de nosotras y, por eso, en el curso de las leyes de la fertilidad trabajamos esas creencias en la ley de la creación. Para poder decir, alto y claro, “soy una mujer del siglo XXI y sirvo para mucho más que para tener hijos.”

Tu valor como mujer no está en la fertilidad, SOLO es una cosa más. Eres dueña de tu fertilidad, igual que de tu sexualidad, y esto es maravilloso.

Y por eso es genial tener, además de la natural, una serie de ayudas (por que no son más que eso, ayudas, y son positivas) para lograr tu objetivo.

El valor está en intentarlo todo para lograr tu objetivo.

El verdadero valor, entendido como sinónimo de valentía, está en intentar todo lo que está a nuestro alcance para lograr nuestro objetivo

Da igual el modo en el que lo hemos logrado, lo realmente importante es que hemos hecho TODO para conseguirlo.

Así que quitémonos esa creencia y comencemos a utilizar todas aquellas alternativas que se nos ofrecen para conseguir nuestro objetivo de ser madre.

Hay muchas mujeres que, a día de hoy, son madres de un hijo por un óvulo donado; hay parejas de dos mujeres o dos hombres que son padres gracias a un vientre de alquiler y están disfrutando de ello.

No son menos valiosos como personas.

Tomemos conciencia de lo que somos a nivel físico, emocional, mental y energético y, cómo esto nos convierte en una mujer poderosa, consciente, que trabaja en todos sus planos y que hace todo lo posible por lograr sus objetivos.

Ese es el mensaje que debes grabarte para dejar de sufrir por esta idea absurda de que “si no lo logro por mí misma no valgo como mujer.”

Elimina definitivamente esa creencia y aprovecha todas las opciones que tienes a tu disposición para lograr tu objetivo

Al final si lo piensas, TODO LO CONSIGUES TÚ. 

Te leo en comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Soy Patricia Bartolomé

Creando nuevas vidas.

Estoy aquí para ayudarte a recuperar tu verdadera salud, esa en la que uno se siente realmente pleno en todos los aspectos de su vida.

Todo lo que ofrezco está destinado a darte las herramientas para que descubras qué es lo que de verdad está bloqueando tu vida y cómo cambiarlo de una vez por todas. Con menos esfuerzo del que crees.

Leer más sobre mí.

Últimas publicaciones

Ebook + Masterclass GRATIS

​Descubre por qué cuanto más te obsesionas por estar embarazada y ver a tu bebé, más lejos estás de conseguirlo.

© Patricia Bartolomé 2021. Todos los derechos reservados.