Parirás sin dolor

Relajación para parir sin dolor

Parirás con sin dolor

«Hay dos momentos importantes en la vida de una persona: el día en que nace y el día en que descubre para qué». (Mark Twain).

Analicemos el día en que nace. El primero de los dos días importantes. ¿Cuál sería el enfoque? ¿El miedo al sufrimiento? ¿No parece más natural sentirse absolutamente afortunada?

Hemos crecido en la cultura del valle de lágrimas y del dolor como agente salvífico, pero estamos a tiempo de despojarnos de creencias tan ancestrales como absurdas y de cambiar los verbos enfrentar o afrontar por disfrutar. Disfrutar la vida en plenitud. De ese modo, podremos entender el nacimiento como un momento mágico, no trágico. Ya vale de: “mucha alegría, pero después de mucho dolor…”.

Y ahora preguntémonos para qué. Tal vez hallemos la respuesta en nuestra propia condición femenina; tal vez hayamos nacido «para ser mujer», con todo lo que ello implica, incluida la capacidad de concebir, gestar y parir a un hijo. ¿Existe poder más extraordinario que el de crear vida? ¿Acaso no es ese un prodigio propio de los dioses?

En definitiva: has llegado al mundo para ser una diosa. Cuando tomes conciencia de tu formidable grandeza, dominarás todos los temores que te acechan como humana. ¿Cómo superarlos? Sigue leyendo…

Entrénate para el parto

«El parto es la etapa final del embarazo y culmina con el alumbramiento del bebé que se ha gestado en el útero de la madre a lo largo de nueve meses».

Aparentemente, tal vez la definición suene plana y aséptica, aunque eso dependerá del valor que les concedas a las palabras. Fíjate bien en términos como embarazo, alumbramiento, bebé, gestar («ha gestado»), útero o madre. Cada uno de ellos posee una carga semántica altamente positiva, de manera que resulta paradójico interpretar el parto sin emoción —como los diccionarios— o, peor aún, con un sentido angustioso y apocalíptico del “mayor dolor”.

Así que para dar a luz, deja atrás esas sombras y confía en tu fortaleza.

Hay técnicas que te enseñarán a cambiar el chip, y te ayudarán a vivir el acontecimiento serena y feliz.

Noesiterapia

Una de ellas es la noesiterapia o «analgesia psicológica», que consiste en entrenar la mente y de esa forma propiciar una respuesta biológica favorable. Está comprobado que cada emoción modifica el comportamiento de nuestro organismo; por tanto, al programar tu cerebro, tú misma decidirás la reacción de tu cuerpo.

Este método, creado e impulsado por el doctor Ángel Escudero, se lleva practicando desde hace más de cuarenta años y se ha revelado eficaz como sustituto de la anestesia química incluso en intervenciones quirúrgicas.

Programación neurolingüística

También prepara psicológica y emocionalmente para el parto la programación neurolingüística (PNL). En este caso, mediante técnicas de meditación guiada y de relajación profunda como la hipnosis, que permiten acceder a la información inconsciente y transformar el trance traumático en experiencia maravillosa. La PNL funciona como una potente herramienta terapéutica para neutralizar la ansiedad y consecuentemente facilitar la liberación de oxitocina y endorfinas, hormonas excitantes y anestésicas naturales.

Entrenamiento autógeno

Relacionado con el hipnoparto, el entrenamiento autógeno se basa en la concentración psíquica a través de seis ejercicios autosugestivos que actúan sobre las sensaciones físicas. El estado autógeno se encuentra a medio camino entre la vigilia y el sueño, un nivel de conciencia inferior al hipnótico y muy receptivo, durante el que la persona repite mentalmente frases positivas para conjurar el dolor y aliviar la tensión.

Partos orgásmicos

Exacto, también existen los partos orgásmicos. ¿Sorprendente?

Sí, sorprendente que lo hayan vivido nada más que unas pocas privilegiadas, ya que esa misma oxitocina que produce las contracciones del útero para la expulsión la segregamos asimismo durante un orgasmo; de hecho, se la conoce como la «hormona del amor».

Entonces, ¿por qué duele una función fisiológica como parir? Solo se explica a partir de una cultura que durante miles de años ha reprimido el latido del útero y lo ha vuelto un órgano rígido, que ahora se estimula por medio de fármacos. Sin embargo, estamos a tiempo de recuperar el contacto con la sexualidad uterina y de parir con placer.

¡Sí se puede! Compruébalo en la web Orgasmo obstétrico.

Otras opciones

Masajes, acupuntura, yoga, gimnasia prenatal, psicoprofilaxis… Se ofrecen a tu alcance múltiples estrategias para aprender a prepararte y a manejar todos tus recursos de diosa. Encontrarás muchas de esas opciones en el programa «Las leyes de la fertilidad»; a través de ellas, lograrás desactivar ese malware pernicioso que ha invadido tu ADN, capaz de distorsionar la magia del parto con imágenes aterradoras, capaz de bloquear un posible embarazo para evitarte sufrir…

Ejecuta tu antivirus, resetéate y pon a prueba tu empoderamiento. Guíate por el vídeo y atiende a los testimonios y cientos de referencias de mujeres que así lo hemos vivido. ¿Quién dijo «miedo»?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Soy Patricia Bartolomé

Creando nuevas vidas.

Estoy aquí para ayudarte a recuperar tu verdadera salud, esa en la que uno se siente realmente pleno en todos los aspectos de su vida.

Todo lo que ofrezco está destinado a darte las herramientas para que descubras qué es lo que de verdad está bloqueando tu vida y cómo cambiarlo de una vez por todas. Con menos esfuerzo del que crees.

Leer más sobre mí.

Últimas publicaciones

Ebook + Masterclass GRATIS

​Descubre por qué cuanto más te obsesionas por estar embarazada y ver a tu bebé, más lejos estás de conseguirlo.

© Patricia Bartolomé 2021. Todos los derechos reservados.