Fertilidad en tiempos de COVID-19

Fertilidad-en-tiempos-de-COVID-19-patricia-bartolome

Durante los últimos meses he recibido muchísimas consultas de mujeres que pretendían quedarse embarazadas pero, a raíz de la pandemia de COVID-19 que afecta al Mundo, no sabían si continuar con ello por las posibles consecuencias que el virus podría generar en la madre o el neonato.

Además, a esta incertidumbre, hay que añadir obstáculos tales como la suspensión de tratamientos, el cierre temporal que hubo de las clínicas de reproducción asistida, la suspensión y el retraso de los tratamientos y, quizás el más importante de todos, el miedo y la desesperación que estos acontecimientos han generado en la mayoría de mujeres que pensaban en 2020 como el año de su embarazo.

Por eso he decido escribir este post sobre el coronavirus y la fertilidad, y aportar un poco de luz sobre las posibles consecuencias para la salud (si es que hubiera) que puede generar el quedarse embarazada en tiempos de pandemia.

COVID-19 y Embarazo, ¿mayor riesgo de contagio?

El estar embarazada -el hecho en sí de estar o quedarse embarazada- no significa tener un riesgo mayor a enfermar de COVID-19. Así lo recogen los informes publicados por el Ministerio de Sanidad de España en los que asegura que no existe nada que indique que una mujer embarazada tenga mayor riesgo o probabilidad de contagiarse que aquella que no lo está.

Otro dato muy significativo e importante, según indica el Ministerio de Sanidad, es que no se conoce ningún caso de neonato que haya nacido con COVID. Incluso algunos han nacido cuando la madres sí poseía el virus y el bebé no tenía rastros de él.

Por tanto se puede afirmar que ningún recién nacido ha venido al mundo contagiado de COVID-19, ni que haya fallecido a causa del  virus.

Ambos datos son muy alentadores porque pone de manifiesto que no existe ningún riesgo extra el quedarse embarazada o parir en tiempos de pandemia.

Esto significa que podemos responder afirmativamente a la pregunta que tantas veces he oído estos meses. ¿Puedo quedarme embarazada sin riesgo adicional para mí o para el bebé?

La fertilidad en tiempos de pandemia

En estos últimos meses, he preguntado a muchas de las parejas con las que trato a diario en mi consulta si “se habían replanteado con esta situación que vivimos seguir adelante con la idea de quedarse embarazadas”.

Y la respuesta en todos los casos, excepto uno, fue que sí. Todas las parejas preguntadas tienen claro que continuarán buscando su hijo y solo una de ellas me trasladó la idea de retrasar el posible embarazo.

Estos datos, me permiten afirmar que la mujer o pareja que está buscando un hijo no ha parado ni lo va a hacer en su intento de quedarse embarazada. Otra cuestión es que se vean obligadas a parar el intento debido a causas externas.

Por ejemplo, en los casos de reproducción asistida, cuya paralización a causa de la pandemia hará que no se lleven a cabo unos 3500 embarazos este año.

Pero, de manera natural, si es tu caso, por ejemplo, sí lo puedes seguir intentando.

Esto, unido también a la incertidumbre que toda esta crisis sanitaria está generando, sobre todo en lo que se refiere a los puestos de trabajo, también ha hecho que algunas parejas se lo replanteen. Tienen miedo por las consecuencias económicas y laborales que puedan derivarse de esta pandemia, y eso también influye en la decisión y el proceso de tener un hijo.

Los efectos del COVID en los datos de embarazos

Según un estudio publicado en el Journal of Psychosomatic Obstetrics & Gynecology sobre el deseo que los italianos tienen de ser padres en tiempos de COVID-19, el 40% de las parejas que lo estaban intentado han dejado de hacerlo por miedo a las consecuencias para la salud que la COVID-19 les pudiera provocar tanto a la madre como al futuro bebé.

Un dato, (4 de cada 10 parejas, es muy elevado) que me ha hecho pensar lo terrible que es el desconocimiento -sea del tema que sea- y cómo nos hace caer en miedos infundados. En miedos que solo están en nuestra cabeza. Que no son reales.

Dar a luz en tiempo de pandemia no supone ningún riesgo adicional, ni para la madre ni para el neonato, como ya he explicado anteriormente.

Por eso, deberíamos hacer una reflexión y plantearnos que todo lo que pensamos (voy a tener más riesgo de contagiarme, voy a contagiar al feto, etc) no siempre es verdad.

Esos peligros tan grandes que a veces “ve nuestra mente”, no siempre son reales. Por eso, el estar informadas, conocer de forma objetiva la realidad, nos ayudará a rebajar mucha de esa presión auto impuesta.

Miedos vs Realidad

Es muy importante conocer la realidad y contrastarla para salir de un miedo infundado que solo está en nuestra mente, y por eso le prestamos especial atención en el Programa Las Leyes de la Fertilidad.

Lo cierto es que existen dos realidades muy distintas:

  1. La que está ahí fuera.
  2. La manera en que la vivimos cada una de nosotras en nuestro interior.

Y esta última, para mí, es muy importante.

Mientras unas personas se rebelan y se lo cuestionan todo, en busca de nuevas soluciones; otras viven sumidas en el miedo que les paraliza.

Hay una realidad ahora mismo: el COVID y la mascarilla.

Y esa realidad la podemos vivir de muchas maneras. Haciéndose mala sangre y protestando por todo (algo que perjudica directamente a quien actúa así) o cambiando eso, dándole otro sentido.

Por ejemplo, pensemos que la mascarilla es algo transitorio, que no va a ser para siempre y por tanto verlo desde una perspectiva positiva. Porque ten algo muy claro: todo esto influye negativamente en ti y en todo aquello que deseas, por ejemplo, quedarte embarazada.

Por último, acepta este consejo: si hay algo que te genera rabia, permítete exteriorizarlo. Porque si sacas esa rabia, dejarás espacio para nuevas ideas, perspectivas y pensamientos, emociones y realidades.

Vivimos mucho en el futuro y deberíamos vivir más en el presente, sin pensar tanto en lo que puede pasar (como por ejemplo contraer el COVID, y si estoy embarazada, y si…) porque no los sabemos. Y el 90%del tiempo estamos preocupándonos por problemas que aún no tenemos.

Espero que todos estos datos que te he aportado, junto con la reflexión final, te ayuden a tomar una decisión más real sobre la posibilidad de continuar con tu deseo de tener un hijo y trabajando en tu fertilidad en tiempos de pandemia.

Te leo en comentarios.

Cuéntame más sobre los audios subliminales específicos para fertilidad

Suscríbete a mi newsletter para no perderte nada

2 comentarios

  1. Hola, he sufrido un aborto diferido hace una semana sin saberlo, ne hize la prueba ese mismo día y salió positivo, empeze a sangrar e intuí que algo no iba bien, ya llevaba días sangrando y efectivamente en urgencias me confirmaron aborto de 6 semanas sin latido, mañana tengo revisión. En cuestión es el segundo aborto que sufro, el primero fue hace un año de 16 semanas estaba, una bolsa rota, también con sangrados previamente lo pasé muy mal, soy hipertensa no sé si eso influirá. Mi deseo es poder ser madre algún día tengo 36 años, ojalá y sea pronto. Gracias

    • Hola Rocío, una pérdida siempre es durísima. Ojala pronto encuentres la respuesta y puedas cumplir el deseo de ser mamá. Un abrazo y gracias por compartir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Soy Patricia Bartolomé

Creando nuevas vidas.

Estoy aquí para ayudarte a recuperar tu verdadera salud, esa en la que uno se siente realmente pleno en todos los aspectos de su vida.

Todo lo que ofrezco está destinado a darte las herramientas para que descubras qué es lo que de verdad está bloqueando tu vida y cómo cambiarlo de una vez por todas. Con menos esfuerzo del que crees.

Leer más sobre mí.

Últimas publicaciones

Ebook + Masterclass GRATIS

​Descubre por qué cuanto más te obsesionas por estar embarazada y ver a tu bebé, más lejos estás de conseguirlo.

© Patricia Bartolomé 2021. Todos los derechos reservados.