Dime cómo has nacido y te diré… (posible causa por la que no logras quedarte embarazada)

pexels-lisa-2721581

¿Qué pensarías si te dijera que tu nacimiento puede ser que esté bloqueando tu deseado embarazo?

Existen miles de miedos y bloqueos inconscientes que pueden ser el origen del conflicto por el que no logras el embarazo o que este llegue a término, tiene que ver con cómo naciste y todo lo que sucedió cuando tu madre te dio a luz.

Por mucho que creas saber cómo naciste, te aseguro que hay muchos matices que desconoces y que pueden ser vitales para entender por qué no logras quedarte embarazada.

Esta causa está directamente relacionada con una de las 13 leyes de la fertilidad: la ley de autonomía.

Cuando nacemos, en el justo momento que salimos del vientre materno, y se corta el cordón umbilical, somos autónomos biológicamente hablando por primera vez (y así es registrado por nuestro inconsciente). Hasta entonces todo lo había proporcionado el cuerpo de la madre.

Y en ese instante, en esa primera autonomía, o mejor dicho lo que quedó grabado en tu inconsciente en el momento en que naciste, puede ser clave para que ahora, por más que lo intentes, no logres tu deseado embarazo.

 

Tu primera autonomía

Desde que fuiste concebida y hasta el justo momento de nacer eras totalmente dependiente de tu madre. Al 100%. Ella se encargó de alimentarte, de darte oxígeno, de trasladarte sus emociones también aunque no se diera cuenta… De absolutamente todo.

Tu primera autonomía, ese momento en el que dejaste de ser totalmente dependiente de tu madre, fue cuando naciste. Obviamente cuando somos bebés necesitamos a nuestros padres para todo, sino sería imposible sobrevivir, pero puede ser otra persona la que se haga cargo, y nuestro cuerpo ya funciona por sí mismo. Ese primer momento de autonomía puede generar fuertes grabaciones en el inconsciente

Y esa grabación (que obviamente no recuerdas de forma consciente), aunque te pueda parecer imposible puede ser la causante de que no logres quedarte embarazada por eso, es fundamental que investigues sobre cómo fue tu nacimiento y todo lo que en él ocurrió.

 

¿Cómo fue exactamente el parto?

Quiero recalcar la palabra «exactamente» del título porque, aunque creas haber hablado con tu madre en alguna ocasión sobre cómo fue su parto y lo que en él ocurrió, te puedo asegurar, y así lo he comprobado cientos de veces, que hay mucha información que desconoces, porque se pasa por alto sencillamente, no es una parte de nuestra vida en la que profundicemos demasiado.

Por eso, lo primero que te aconsejo es que te sientes con tu madre, con tu padre, con tus abuelos incluso, y les preguntes todos los detalles de tu nacimiento.

La hora, si era de noche o de día, si tu madre estaba sola o acompañada, si el parto fue inesperado o estaba preparado, si fue provocado o natural, si era deseado o no, si fue rápido o lento, si dilató durante demasiadas horas, si fue un parto doloroso o no lo fue, si estaba dormida o despierta, etc. Creo que ya sabes por dónde quiero que vayas.

Todo. Absolutamente todo lo que se te ocurra sobre cómo fue tu nacimiento es información de gran valor para ti porque vas a descubrir muchas cosas que ni imaginabas.

Pídele sinceridad a todos y que te cuenten «eso que nunca te habían contado», especialmente tu madre. Pídele que te cuente cómo lo vivió ella, qué sintió, sea lo que sea. y si tiene alguna idea de cómo lo pudiste vivir tú.

Si tuvo miedo, si te costó trabajo salir, si llegaste con falta de oxígeno o alimento o con posible sensación de morir (aunque no lo creas le ocurre a muchos bebés y de mayores, al revivir ese momento, no lo pueden fingir, y es una memoria y una vivencia fortísima). De nuevo, pregunta y profundiza en todos los detalles.

 

¿Hubo riesgo de muerte?

Una de las preguntas más importantes que debes hacer a tu madre es si en algún momento ella o tú os encontrasteis en peligro de muerte o hubo algún episodio de urgencia.

En mis más de 6 años como experta en fertilidad y después de más de 5.000 sesiones realizadas viendo casos con problemas de fertilidad, me he encontrado con muchas mujeres que me han contado cómo su madre estuvo a punto de morir en su parto por una hemorragia o cualquier otro tipo de complicación del que han olvidado hablarte, porque no se le ha dado más importancia.

Incluso si tú venías de nalgas o con varias vueltas en tu cuello del cordón umbilical y hubo que practicar una cesárea de urgencia. 

Cualquier riesgo que supusiera un peligro para tu madre o para ti debes conocerlo porque ahí puede estar la clave de que ahora tú no logres quedarte embarazada.

Si en tu inconsciente biológico existe una vinculación del parto con la muerte o un fuerte peligro, aunque solo hayan sido unos instantes y todo saliera bien finalmente, tenderá a protegerte para que no vivas esa situación y evitar un verdadero peligro, y la mejor manera de hacerlo es evitando que te quedes embarazada, ¿no te parece lógico?

Tu inconsciente lo conoce todo, no lo subestimes, incluido cómo naciste y si hubo un peligro o shock asociado. Recuerda que su lógica no es mental, es biológica y vela por la supervivencia.

 

Recopila todos los datos y analízalo minuciosamente

Llegada hasta aquí, creo que ya eres perfectamente consciente de lo importante que es conocer toda la información sobre tu nacimiento. Anota todos los matices porque puede ser el origen de que no logres tu deseado embarazo.

He visto muchos miedos y bloqueos que se crearon el día de la llegada al mundo.

Una vez tengas toda esa información te invito a que cierres los ojos y te dejes llevar por los pensamientos, las imágenes que surjan, sensaciones y emociones que te invadirán al revivir (no es solo recordar) de nuevo ese momento. 

Deja que salga todo a la luz y anótalo porque a partir de ahí podrás hacer cambios en tu estado actual que puedan acercarte a tu deseo de quedarte embarazada y dar a luz a ese bebé..

Una vez que hayas hecho ese trabajo, me encantará leer en comentarios todo lo que has descubierto y cómo te ha cambiado.

 

Cuéntame más sobre los audios subliminales específicos para fertilidad

Suscríbete a mi newsletter para no perderte nada

2 comentarios

  1. Descubrí que de 5 partos, el más complicado fue el mío. Vino con retraso de bastantes días, costó que saliera, fuí provocada y lo paso mal. A eso le añadimos, que fui concebida sin deseo de tener más hijos porque ya tenían su familia montada y eran mayores para su época. Y que al enterarse de la noticia de un nuevo hijo…. No lo vivió con la misma ilusión que los otros ni en las mismas circunstancias. Mi madre cuenta que pasó miedo en el parto porque sentía que le podía pasar algo por su edad. Estamos hablando de 38 años que hoy en día es normal, en aquel entonces ya tenía 4 hijos grandes.

    • Hola Esther, pues todo puede ser que influya porque todo depende de cómo se ha vivido. Si te explico muy rápido y con palabras sencillas (pero faltando una explicación más sólida que es difícil por aquí escrita y faltándome datos sobre tu caso aún más), si tu madre «rechaza» en ese momento el embarazo, puedes tener esa grabación de «rechazo al embarazo» que se activa en ti cuando piensas en quedarte embarazada. Nuestro inconsciente es simple y eficaz para cumplir la información que tiene. Quizá coincidan edades y otros datos que no tengo, pero investiga un poco a ver que encuentras, que siempre suele ser sorprendente y «casual». 😉 Un abrazo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Soy Patricia Bartolomé

Creando nuevas vidas.

Estoy aquí para ayudarte a recuperar tu verdadera salud, esa en la que uno se siente realmente pleno en todos los aspectos de su vida.

Todo lo que ofrezco está destinado a darte las herramientas para que descubras qué es lo que de verdad está bloqueando tu vida y cómo cambiarlo de una vez por todas. Con menos esfuerzo del que crees.

Leer más sobre mí.

Últimas publicaciones

Ebook + Masterclass GRATIS

​Descubre por qué cuanto más te obsesionas por estar embarazada y ver a tu bebé, más lejos estás de conseguirlo.

© Patricia Bartolomé 2021. Todos los derechos reservados.